viernes, junio 21, 2024

Cómo robar un banco: Revive la historia del ladrón más prolífico de Seattle

How to Rob a Bank (Cómo robar un banco), el nuevo documental de Stephen Robert Morse y Seth Porges, se adentra en esta historia que combina el glamour del robo cinematográfico con la cruda realidad de sus consecuencias. A través de entrevistas con cómplices, amigos, periodistas, detectives y agentes del FBI, lo nuevo de Netflix reconstruye la vida de Scott Scurlock, el hombre tras la máscara de Hollywood.

Hijo de un predicador, Scurlock dio un vuelco a su vida en la universidad: de estudiante a cocinero de metanfetamina. Con el dinero obtenido, adquirió propiedades en Olympia, Washington. Pero el verdadero giro llegaría inspirado por la película Point Break.

Scurlock, junto a su socio Steve Meyers, se obsesionó con la idea del atraco perfecto. Entre 1992 y 1996 se convirtieron en una máquina de robar, saqueando 19 bancos y embolsándose $2.3 millones.

Más allá de cómo robar un banco

Los directores Morse y Porges dejan claro que How to Rob a Bank va más allá del manual del atraco perfecto. «Se trata de nuestra capacidad para crear nuestra propia mitología y nuestro deseo insaciable de libertad, sin importar el costo», comentaron a Netflix. «Como Scott, podemos creernos héroes de película o forajidos del oeste, pero cada acción tiene un efecto dominó que impacta a los demás y a nosotros mismos».

El FBI unió fuerzas con la policía de Seattle para detener a Scurlock. Se desató una persecución trepidante, una versión real de policías y ladrones con consecuencias mortales. En 1996, Scurlock planeaba su último golpe, pero el robo terminó en un tiroteo con la policía. Aunque logró escapar, lo atraparon al día siguiente, en Acción de Gracias. Siguiendo los pasos de su ídolo Bodhi en Point Break, Scurlock prefirió quitarse la vida antes que rendirse.

Hollywood y la sombra: la lucha interna

«Hay un ‘Scott’ y un ‘Hollywood’ dentro de todos nosotros», concluyen Morse y Porges. «La parte divertida, cariñosa y que está para nuestros amigos y familiares; y ese yo egoísta que solo quiere más. Ninguno es más real que el otro. Coexisten, y depende de nosotros mantener a raya nuestro lado oscuro. En otras palabras: saber robar un banco no significa que debamos hacerlo».

How to Rob a Bank promete ser un documental que atrapa por su mezcla de crimen e introspección. No te pierdas la oportunidad de conocer la historia del hombre que se creyó una estrella de cine, pero olvidó que la vida real no tiene segundas tomas.

Con información de Tudum by Netflix

Mantente atento a todas las actualidades del momento, a través @CLX.Icons en Instagram y en todas nuestras redes sociales. ¡Léenos y sé parte de lo icónico!

Otros Artículos